Hola!
Primero contarles que el nombre de este blog es debido a un libro de Actis y Suárez que se titula así y me encanta (es ideal para el jardín o para los nenes que les guste leer y cocinar); y despues decir que hace rato que tenía ganas de hacerme un blog con recetas, pero con una diferencia (porque ya estuve espiando otros...) y es que ademas de fotos de los platos elaborados, van a encontar que en ellas figura la cocinera (o sea yo) o de algún comensal que se dejó fotografiar...
Me parecio divertido y así lo hice, espero les guste y puedan aprovechar las recetas.
Clau.
A continuación les dejo una poesía de mi autor preferido, Eduardo Galeano

Calella de la Costa, julio de 1977: el mercado

“La ciruela gorda, de puro jugo que te inunda de dulzura, debe ser comida, me enseñaste, con los ojos cerrados. La ciruela remolacha, de pulpa apretada y roja, es para comer mirándola. Te gusta acariciar el durazno y desnudarlo a cuchillo y preferís que las manzanas vengan opacas para que uno pueda arrancarles el brillo con las manos.El limón te inspira respeto y las naranjas te dan risa. No hay nada más simpático que las montañas de rabanitos y nada más ridículo que el ananá, con su coraza de guerrero medieval.
Los tomates y los morrones parecen nacidos para exhibirse panza al sol en las canastas, sensuales de fulgores y perezas, pero en realidad los tomates empiezan a vivir su vida cuando se mezclan con el orégano, la sal y el aceite, y los morrones no encuentran su destino hasta que el calor del horno les deja en carne viva y las bocas nuestras los muerden con ganas.
Las especias forman, en el mercado, un mundo aparte. No hay carne que no se excite y eche jugos, carne de vaca o de pez, de cerdo o de cordero, cuando la penetran las especias. Nosotros tenemos siempre presente que de no haber sido por las especias no hubiéramos nacido en América y nos hubiera faltado magia en la mesa y en los sueños. Al fin y al cabo, fueron ellas las que empujaron a Cristóbal Colón y a Simbad el Marino.
Las hojitas de laurel tienen una linda manera de quebrarse en tu mano antes de caer suavemente sobre la carne asada o los ravioles. Te gustan mucho el romero y la verbena, la nuez moscada, la albahaca y la canela, pero nunca sabrás si es por los aromas, los sabores o los nombres. El perejil, especia de los pobres, lleva una ventaja sobre todas las demás: es la única que llega al plato verde y viva y húmeda de gotitas frescas.”

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Palacio San José.

El lunes 20 fuí a visitar con el Instituto (estudio prof. de historia) el Palacio San José en Entre Ríos.

Este Palacio data del 1800 y la verdad que estar ahí es increible, en una belleza histórica. Me pareció un lugar hermoso, lleno de historia y rodeado de buen gusto, por eso se me ocurrió subir, justamente, en este blog "culinario" las fotos que tienen que ver con ello... Fotos:


  1. PATIO DE HONOR. Constituye el recinto principal de la recidencia. Está rodeado por 18 habitaciones-dormitorios para los moradores y huéspedes ilustres, sala, escritorio político, sala de armas y gran comedor; y de una amplísima galería, sostenida por 28 columnas toscanas. El piso de los corredores es de mármol importado de Génova y el del patio de piedras de Spezia. Para cada ángulo de la galería, Urquiza hizo pintar a Blanes óleos que recuerdan las acciones guerreras en las que intervino, realizads por el gran artista en el año 1856, los que, corresponden casi a su período de iniciación en la pintura. Los cuadros se refieren a las batallas: Caser (dos), Vences, India Muerta, Don Cristobal, Laguna Limpia, Pago Largo y Sauce Grande.

  2. EL COMEDOR. Fue uno de los ambientes que reflejó cual ninguno la magnificencia de San José. Pese a su lujo rememora una característica tradicional argentina no sólo de las mansiones sino también del rancho, y que Urquiza prodigó: la hospitalidad.


Por eso San José tenía un comedor de 14 metros de largo con una mesa de 9, de caoba, hecha en Buenos Aires y trída en el año 1858. Finísima porcelana y crstalería de las más afamadas fábricas europeas y rica platería cubrieron su mesa permanentemente, de acuerdo con las constancias que obran en el archivo histórico del museo.

Alfombras y tapices, el espléndido artesonado de su techo del que pendían 2 arañas, los muebles de magnífica talla, los cuadros y otras reliquias le dieron un realce extraordinario. En la cabecera del fondo se sentaron Urquiza y Sarmiento en el banquete ofrecido a este último en la noche del 3 de febrero de 1870. Según las versiones de algunos contemporáneos, el prócer no comía con sus invitados sino que lo hacía solo y a una hora más temprana, lo que le permitía participar, paseándose a lo largo del comedor, de la usual amable plática en esta clase de reuniones.

3. LA COCINA DEL PALACIO. Está instalada en la última habitación del cuerpo sur. Fue construida en Buenos Aires por Tomás Benvenuto en el año 1864. Consta de 3 hornos y 4 hornallas y es de hierro con adornos de bronce. Se la contruyó, especialmente, para ubicarla en una posición central con el objeto de faculitar su aprovechamiento integral. Su costo fue de 2.500 pesos fuertes. Se ha dejado a la vista la instalación de agua corriente empotrada en los muros, para su visualización.

4. PARA HACER LAS PASTAS. ¿A quién no le gustaría una maquina así de grande para cuando hay muchos invitados?





  1. SALA DE RECEPCIONES. Llamada comunmente de los espejos por su cielorraso compuesto por mas de 100 lunas importadas de Francia. Constituye la expresión cabal de refinamiento y buen gusto que impera en todo el edificio.

La sala rememora sucesos trascendentes para los destinos del país. En ella se gestó la organización nacional, se firmaron tratados internacionales, se establecieron vínculos amistosos entre hombres prominentes del país y se estimularon obras literarias y científicas. Además de los espejos, su cielorraso tiene un magnífico artesonado, caravterística saliente de toda la residencia, además de ser todos ellos distintos y laminados en oro. Los cielorrasos de San José están trabajados en pino blanco importado y son de magnífica talla.

La figura de cera, que aparece sentada al piano, representa auna de sus hijas mayores. Ambas estaban en este mismo lugar cuando se produjo la tragedia del 11 de abril.

2. AMBIENTACIÓN DE LA PULPERIA. El mostrador y el mármol son partes de los originales. En la documentación de la época se la denominaba negocio mercantil.

3. ENTRADA POSTERIOR DE SAN JOSÉ. Se la utilizó habitualmente en la época de Urquiza como acceso principal. Por esta entrada penetraron con sus cabalgaduras los asesinos de Urquiza en la noche del 11 de abril de 1870.



Nota: La información la copie de la guía del Museo.