Hola!
Primero contarles que el nombre de este blog es debido a un libro de Actis y Suárez que se titula así y me encanta (es ideal para el jardín o para los nenes que les guste leer y cocinar); y despues decir que hace rato que tenía ganas de hacerme un blog con recetas, pero con una diferencia (porque ya estuve espiando otros...) y es que ademas de fotos de los platos elaborados, van a encontar que en ellas figura la cocinera (o sea yo) o de algún comensal que se dejó fotografiar...
Me parecio divertido y así lo hice, espero les guste y puedan aprovechar las recetas.
Clau.
A continuación les dejo una poesía de mi autor preferido, Eduardo Galeano

Calella de la Costa, julio de 1977: el mercado

“La ciruela gorda, de puro jugo que te inunda de dulzura, debe ser comida, me enseñaste, con los ojos cerrados. La ciruela remolacha, de pulpa apretada y roja, es para comer mirándola. Te gusta acariciar el durazno y desnudarlo a cuchillo y preferís que las manzanas vengan opacas para que uno pueda arrancarles el brillo con las manos.El limón te inspira respeto y las naranjas te dan risa. No hay nada más simpático que las montañas de rabanitos y nada más ridículo que el ananá, con su coraza de guerrero medieval.
Los tomates y los morrones parecen nacidos para exhibirse panza al sol en las canastas, sensuales de fulgores y perezas, pero en realidad los tomates empiezan a vivir su vida cuando se mezclan con el orégano, la sal y el aceite, y los morrones no encuentran su destino hasta que el calor del horno les deja en carne viva y las bocas nuestras los muerden con ganas.
Las especias forman, en el mercado, un mundo aparte. No hay carne que no se excite y eche jugos, carne de vaca o de pez, de cerdo o de cordero, cuando la penetran las especias. Nosotros tenemos siempre presente que de no haber sido por las especias no hubiéramos nacido en América y nos hubiera faltado magia en la mesa y en los sueños. Al fin y al cabo, fueron ellas las que empujaron a Cristóbal Colón y a Simbad el Marino.
Las hojitas de laurel tienen una linda manera de quebrarse en tu mano antes de caer suavemente sobre la carne asada o los ravioles. Te gustan mucho el romero y la verbena, la nuez moscada, la albahaca y la canela, pero nunca sabrás si es por los aromas, los sabores o los nombres. El perejil, especia de los pobres, lleva una ventaja sobre todas las demás: es la única que llega al plato verde y viva y húmeda de gotitas frescas.”

lunes, 25 de febrero de 2013

Alfajores rústicos


Sigo con mis regalos de vacaciones, entre ellos una mermelada de manzana y canela ¿Qué hacer con ello? Iba muy bien con pan con manteca pero quería preparar algo. Y como en todo viaje no faltó la caja de alfajores típicos entonces decidí hacerlos; los que trajeron eran rellenos de dulce de leche, membrillo y manzana con canela y con una cobertura suave de glass y bañadas con tiritas de chocolate. Busque en la web y encontré esta receta en el blog de Pilar, nada tienen que envidiarle a los que me trajeron de viaje, salieron del re chupete, los envolví, los puse en cajitas y quedaron igual a los que me trajeron a mi... ¡¡¡DELICIOSOS!!!


Ingredientes:
  • Harina leudante, 400 g.
  • Manteca bien fría 150 g.
  • Azúcar, 100 g.
  • Yogur de vainilla, 190 c.c
  • Leche, cantidad necesaria ( yo no use).
Para el relleno;
  • Dulce de membrillo, 150 gr.
  • Agua tibia, unas gotitas para ablandar.
  • Mermelada de manzana y canela, 150 gr.
Para la cubierta:
  • Azúcar impalpable, 1/2 taza tamaño té.
  • Leche, 1/4 pocillo.
  • Esencia de vainilla, unas gotitas.
  • Chocolate cobertura, blanco y negro, cantidad necesaria.

Preparación:
  1. Colocar la harina, la manteca y el azúcar en la procesadora. Procesar hasta integrar todo.
  2. Agregar el yogur y mezclar hasta lograr una masa firme que se desprenda del bol (esta parte la hice a mano, con el batidor).
  3. De ser necesario, añadir un poco de leche 8hay que tener cuidado de no amasar, de lo contrario se volvería dura luego de la cocción).
  4. Retirarla, envolverla en papel film y guardarla en la heladera por una hora.
  5. Retirar la masa de la heladera y estirarla sobre una mesa enharinada hasta que tenga 3 mm de espesor.
  6. Corta las tapas con un cortante de 6 cm de diámetro (yo use la boca de una taza).
  7. Disponerlas en placas enmantecadas y enharinadas.
  8. Pincharlas con tenedor.
  9. Llevar a la heladera por una hora más (esto se hace para que no se deformen durante la cocción).
  10. Llevar a horno precalentado, a temperatura moderada por aproximadamente 20 minutos o hasta que estén suavemente doradas.
  11. Retirarlas y dejarlas enfriar.
Para el armado:
  1. Ablandar el dulce de membrillo con un tenedor, agregándole unas gotas de agua caliente para que tenga consistencia cremosa (la mermelada de manzana la usé tal cual por que tenía la consistencia deseada).
  2. Colocar el relleno, con una manga, sobre la mitad de las tapas y cubrirlo con el resto de las piezas horneadas.
Cubierta;
  1. Colocar en un bol el azúcar y la leche y perfumar con la esencia a medida que se va revolviendo.
  2. Con una cuchara, esparcir, apenas de manera muy suave, sobre los alfajores.
  3. Dejar orear.
  4. Una vez listos, decorar con la cobertura, yo use chocolate negro para los de manzana y canela y chocolate blanco para diferenciar los de membrillo.
  5. Guardarlos en un lugar seco antes de consumirlos, lo ideal es consumirlos dos días después, para que tomen bien el sabor y no resulten crocantes.
Nota: Con esta mermelada pueden rellenar los alfajores también


1 comentario:

  1. gracias por utilizar mi receta Clau!! Sí que se ven de re chupete! Besos!!

    ResponderEliminar