Panecillo saborizado

Esta receta la saque del libro de Xavier Barriga "Pan" y para hacerla use mis tomates secos que traje de Mendoza. Muy ricos.

Ingredientes:
Para la mase base;
  • Harina leudante, 500 g
  • Sal, 10 g.
  • Agua, 300 cc.
  • Levadura fresca, 10 g.
  • Albahaca fresca picada, 1 cucharada.
Para el gratinado;
  • Rodajas de queso de cabra.
  • Tomates secos.

Preparación:
Prepara la masa base* con la albahaca y dejala reposar durante 45 minutos tapada con un paño húmedo.
Cortala en porciones de 40 gramos y formá bolitas lo más redondas posible, Haz que fermenten durante 1 hora.
Precalienta el horno con una olla dentro llena de paños mojados para crear vapor.
Una vez fermentados los panecillos, hazles un corte en la parte superior con unas tijeras. Colocá una rodaja de queso y un trozo de tomate encima del queso. Fíjalo todo con un palillo.
Introduce los panes en el horno y baja la temperatura. Cuécelos unos 15 minutos o hasta que se haya dorado la superficie.
Cuando los saques del horno, rocialos con un poco de aceite de oliva.

*Masa base
  1. Pon todos los ingredientes de la receta excepto la levadura y el agua dentro de un recipiente hondo y de base cóncava. Puede ser de plástico o acero inoxidable.
  2. Empieza a añadir agua y a remover la mezcla con la mano abierta, mientras tanto sujeta el recipiente con la otra mano para que no se mueva. Verás como pronto el agua desaparece y la harina se transforma en una especie de arcilla seca y desgranada. Añade agua conforme la mezcla se vaya secando, hasta incorporar toda la de la receta.
  3. Sigue removiendo y no saques la masa del recipiente hasta que ésta haya absorbido toda el agua.
  4. Cuando la masa haya absorbido el agua y forme una especie de engrudo, extráela con la ayuda de una espátula de plástico y ponla encima de la mesa de trabajo, previamente enharinada.
  5. Golpea ligeramente la masa sobre la mesa de trabajo, estírala y dóblala sobre ella misma para que se oxigene atrapando el aire. Repite estos movimientos hasta que la masa se vaya despegando. Cuando veas que esta se rompe y se desgarra al estirarla, tápala con un paño húmedo y déjala descansar durante 10 minutos. Al retomar nuevamente el amasado, verás que la masa es más elástica y se trabaja mejor.
  6. Cuando la masa adquiera un aspecto liso, pon la levadura y un poquito de agua en el centro. Sigue amasando hasta que la levadura esté totalmente disuelta, la masa quede lisa de nuevo y se despegue perfectamente de la mesa de trabajo.





Entradas más vistas