Hola!
Primero contarles que el nombre de este blog es debido a un libro de Actis y Suárez que se titula así y me encanta (es ideal para el jardín o para los nenes que les guste leer y cocinar); y despues decir que hace rato que tenía ganas de hacerme un blog con recetas, pero con una diferencia (porque ya estuve espiando otros...) y es que ademas de fotos de los platos elaborados, van a encontar que en ellas figura la cocinera (o sea yo) o de algún comensal que se dejó fotografiar...
Me parecio divertido y así lo hice, espero les guste y puedan aprovechar las recetas.
Clau.
A continuación les dejo una poesía de mi autor preferido, Eduardo Galeano

Calella de la Costa, julio de 1977: el mercado

“La ciruela gorda, de puro jugo que te inunda de dulzura, debe ser comida, me enseñaste, con los ojos cerrados. La ciruela remolacha, de pulpa apretada y roja, es para comer mirándola. Te gusta acariciar el durazno y desnudarlo a cuchillo y preferís que las manzanas vengan opacas para que uno pueda arrancarles el brillo con las manos.El limón te inspira respeto y las naranjas te dan risa. No hay nada más simpático que las montañas de rabanitos y nada más ridículo que el ananá, con su coraza de guerrero medieval.
Los tomates y los morrones parecen nacidos para exhibirse panza al sol en las canastas, sensuales de fulgores y perezas, pero en realidad los tomates empiezan a vivir su vida cuando se mezclan con el orégano, la sal y el aceite, y los morrones no encuentran su destino hasta que el calor del horno les deja en carne viva y las bocas nuestras los muerden con ganas.
Las especias forman, en el mercado, un mundo aparte. No hay carne que no se excite y eche jugos, carne de vaca o de pez, de cerdo o de cordero, cuando la penetran las especias. Nosotros tenemos siempre presente que de no haber sido por las especias no hubiéramos nacido en América y nos hubiera faltado magia en la mesa y en los sueños. Al fin y al cabo, fueron ellas las que empujaron a Cristóbal Colón y a Simbad el Marino.
Las hojitas de laurel tienen una linda manera de quebrarse en tu mano antes de caer suavemente sobre la carne asada o los ravioles. Te gustan mucho el romero y la verbena, la nuez moscada, la albahaca y la canela, pero nunca sabrás si es por los aromas, los sabores o los nombres. El perejil, especia de los pobres, lleva una ventaja sobre todas las demás: es la única que llega al plato verde y viva y húmeda de gotitas frescas.”

miércoles, 3 de abril de 2013

Huevos de pascua

Esperaban esta entrada hace unos días atrás, ¿verdad? Bueno, pasa que estuve vaga con tanto feriado ¡que lindo!! así que les dejo la receta hoy. Ha! Confieso que de los huevos se encarga mi mamá, desde siempre, a mi me toco la rosca, en estos días la subo, es una receta nueva del re chupete. Pero no nos vallamos de tema y vean los fáciles que son de hacer.

Ingredientes:
  • Chocolate negro, 500 g.
  • Chocolate blanco, 250 g.
  • Cobertura de chocolate con leche, 1 sobre.
  • Cobertura de chocolate blanco, 1 sobre
  • Confites, bombones o adornos, a gusto
Nota: Las cantidades de cada chocolate va a variar de acuerdo al sabor que se quiera tomar como principal, así como también el tamaño o la cantidad de capas o el grosor que se le dé a cada figura o huevo.

Preparación de los moldes y utensilios:

  1. Es importante trabajar con moldes limpios y secos (esto nos va a asegurar brillo) y que no estén rallados (ya que el chocolate copia todas las imperfecciones).
  2. Para ello, debemos limpiar el molde con alcohol y un algodón. Asegurándonos de no dejar ningún rastro de agua (arruina la calidad del chocolate)
Preparación del chocolate:
  1. Picar el chocolate y reservar (en mi caso no hizo falta porque venía en gotas).
  2. Preparar una olla con un poco de agua y llevar a fuego. Apenas comienzan a formarse globitos en el agua, apagar (si hacemos hervir el agua, lo que vamos a lograr es quemar el chocolate y arruinar la preparación) y trabajar con el calor que ya se generó.
  3. Colocar encima un bol con el chocolate picado (tener la precaución de que el agua no toque la parte inferior del bol), e ir removiendo con cuchara de madera para derretir.
  4. Seguir trabajando hasta que el chocolate este fundido y fluido.
Para las figuras, en este caso "conejitos"
  1. Tomar un molde limpio y con la ayuda de un pincel, comenzar a cubrir  los detalles que queramos destacar (orejas, nariz, ojos, patas,cola, en chocolate negro por ejemplo), llevar a la heladera y luego proceder a cubrir la figura con el chocolate blanco. Llevar a frío de 6 a 8 minutos.
  2. Luego, agregar una segunda capa de chocolate blanco y volver a llevar al fío, repetir hasta alcanzar el espesor deseado.
  3. Con una espátula, limpiar el excedente de chocolate de los bordes.
  4. Para pegar las dos mitades de la figura, en una olla, hervir agua y retirarla del fuego. Colocar encima una bandeja de metal y dejar que tome temperatura. Sobre ésta, colocar las dos mitades y fundirlas un poco (para emparejar los bordes y que se peguen), colocarles el relleno deseado y unirlas.
Huevo "Dígito"

  1. Proceder del modo anterior para tratar los moldes y el chocolate.
  2. Con los dedos, ir tomando pequeñas porciones de chocolate blanco e ir haciendo impresiones sobre el molde (también puede hacerse con pincel), llevar a frío de 6 a 8 minutos;
  3. Retirar y colocar en el interior de los moldes, con la ayuda de un cucharón chocolate negro fundido y esparcir toda la superficie del molde, llevar a frío y repetir la operación hasta alcanzar el  espesor deseado.
  4. Luego de 10 minutos, retirar de la heladera y desmoldar, teniendo mucho cuidado al hacerlo, no hay que forzarlos.
  5. Para pegar las mitades procedemos igual que con los conejitos. 
  6. Rellenamos y terminamos, en este caso, la unión con una manga de chocolate (como hicimos en casa) o glasé real.