Marillenkuchen. Pastel de damascos austriaco

Yo lo acompañe con un té de Mil y una noches, Patri prefirió mate, con lo que sea que quieran acompañar es muuuuy rico.

Ingredientes:
  • Azúcar impalpable, 100 g.
  • Harina común, 100 g.
  • Manteca, a temperatura ambiente, 100 g.
  • Levadura royal, 4 g.
  • Huevos, 2.
  • Sal, 1 pizca.
  • Azúcar avainillado, 1 cdita (lo sustituí por esencia de vainilla).
  • Ron, 1 cda.
  • Damascos, 3.
  • Azúcar impalpable, para decorar

Preparación:
  1. Precalentamos el horno.
  2. Mezclamos en un bol la manteca bien blanda, el azúcar, la esencia, el ron y las yemas de los huevos.
  3. Batimos con la batidora 3-4 minutos hasta que la mezcla este blanquecina.
  4. Incorporamos la harina tamizada junto a la levadura y batimos hasta que se integre.
  5. En un bol aparte montamos las claras a punto nieve con una pizca de sal, hasta que estén muy firmes. Las incorporamos a la mezcla y removemos con cuidado con una cuchara hasta que se mezcle bien, pero de forma que se baje lo menos posible;  siempre con movimientos suaves y envolventes.
  6. Extendemos en el molde enmantecado y enharinado (yo lo hice en un molde rectangular), intentando que nos quede lo más plano posible.
  7. Lavamos los damascos, los pelamos, los abrimos por la mitad y les quitamos el hueso.
  8. Los colocamos sobre el pastel con el hueco hacía arriba. Apretamos lo justo para que no se muevan, no es necesario hundirlos en la masa.
  9. Horneamos a 200º unos 35 minutos, hasta que veamos que todo empieza a dorarse por igual.
  10. Sacamos del horno, dejamos templar y espolvoreamos con azúcar impalpable por encima.
La receta la ví en el blog de AnitaCocinitas.
                                                                             
                                                                        


Entradas más vistas