Hola!
Primero contarles que el nombre de este blog es debido a un libro de Actis y Suárez que se titula así y me encanta (es ideal para el jardín o para los nenes que les guste leer y cocinar); y despues decir que hace rato que tenía ganas de hacerme un blog con recetas, pero con una diferencia (porque ya estuve espiando otros...) y es que ademas de fotos de los platos elaborados, van a encontar que en ellas figura la cocinera (o sea yo) o de algún comensal que se dejó fotografiar...
Me parecio divertido y así lo hice, espero les guste y puedan aprovechar las recetas.
Clau.
A continuación les dejo una poesía de mi autor preferido, Eduardo Galeano

Calella de la Costa, julio de 1977: el mercado

“La ciruela gorda, de puro jugo que te inunda de dulzura, debe ser comida, me enseñaste, con los ojos cerrados. La ciruela remolacha, de pulpa apretada y roja, es para comer mirándola. Te gusta acariciar el durazno y desnudarlo a cuchillo y preferís que las manzanas vengan opacas para que uno pueda arrancarles el brillo con las manos.El limón te inspira respeto y las naranjas te dan risa. No hay nada más simpático que las montañas de rabanitos y nada más ridículo que el ananá, con su coraza de guerrero medieval.
Los tomates y los morrones parecen nacidos para exhibirse panza al sol en las canastas, sensuales de fulgores y perezas, pero en realidad los tomates empiezan a vivir su vida cuando se mezclan con el orégano, la sal y el aceite, y los morrones no encuentran su destino hasta que el calor del horno les deja en carne viva y las bocas nuestras los muerden con ganas.
Las especias forman, en el mercado, un mundo aparte. No hay carne que no se excite y eche jugos, carne de vaca o de pez, de cerdo o de cordero, cuando la penetran las especias. Nosotros tenemos siempre presente que de no haber sido por las especias no hubiéramos nacido en América y nos hubiera faltado magia en la mesa y en los sueños. Al fin y al cabo, fueron ellas las que empujaron a Cristóbal Colón y a Simbad el Marino.
Las hojitas de laurel tienen una linda manera de quebrarse en tu mano antes de caer suavemente sobre la carne asada o los ravioles. Te gustan mucho el romero y la verbena, la nuez moscada, la albahaca y la canela, pero nunca sabrás si es por los aromas, los sabores o los nombres. El perejil, especia de los pobres, lleva una ventaja sobre todas las demás: es la única que llega al plato verde y viva y húmeda de gotitas frescas.”

viernes, 13 de septiembre de 2013

Dulce de leche casero

Reconozco que es caro hacerlo, con 1 litro de leche me salieron los dos frasquitos de la foto y un dulce de leche de los comprados es más económico, en cuanto a que es más grande y la suma de los gastos en los ingredientes supera el precio del dulce de leche estandar. Aunque también es cierto que la mayoría de los ingredientes los tenemos en casa, pero es alto en costo teniendo en cuenta la cantidad de leche que lleva y que si queremos hacer de más para regalar es más caro.
Es rico, de eso no hay dudas, pero siendo el país que invento el dulce y que cuenta con tantas variedades es práctico y rico ir a comprarlo. 
¿Conocen la historia del Dulce de leche? Antes de pasar a lo que necesitamos para esta receta (porque cueste lo que cueste, tenia que probar hacerla; es más tengo otras 2 recetas para probar!) se las cuento...

En el Museo Histórico de la Nación, y en un manuscrito de puño y letra de Juan Manuel de Rosas, se cuenta la historia de nuestro famosísimo dulce de leche.
En 1829,en Cañuelas (localidad situada a 65 km de Capital Federal) se reunieron en la estancia de Rosas éste y su enemigo el unitario  Juan Lavalle.
Como Lavalle llegó antes de lo pactado, se recostó en una cama, y se quedó dormido, rendido por el extenuante viaje. Una criada que preparaba al fuego la "lechada" (leche con azúcar) matutina, para cebarle mate de leche a su patrón, al ver la actitud del enemigo del "Restaurador", alborotada fue a dar aviso a los guardias. Al llegar Rosas, dejó que Lavalle descansara un buen tiempo más, y cuando éste despertó, pidió que le cebaran el mate de leche. En ese momento la criada tomo conciencia que no había prestado más atención a la leche azucarada que continuaba hirviendo desde temprano.
Cuando fue a buscarla encontró que se había convertido en una sustancia espesa y marrón oscura. Llorosa, fue a plantearle a Rosas lo sucedido, y don Juan Manuel probó lo que había en el recipiente aún humeante, le agradó el gusto, lo convidó a su enemigo político... Y de ahí nomás se conoció ese fruto de la casualidad como Dulce Criollo... que fue con el nombre que lo bautizó el Restaurador de las Leyes y que más adelante iba a ser conocido como Dulce de Leche; pilar de la industria láctea Argentina. Su espaldarazo y presentación al mundo ocurrió casi 100 años después, en 1921, cuando se celebró en Washington la Primera Exposición Regional de Lechería.
Y rápidamente, nuestro dulce de Leche conquistó un lugar predominante en los paladares exigentes de todo el mundo.

Ingredientes: 
  • Leche entera, 1 litro.
  • Azúcar, 250 g.
  • Esencia de vainilla, 1 cdita.
  • Bicarbonato de sodio, 1/2 cdita.
Preparación : 
1- Colocamos la leche en una cacerola grande, agregamos el azúcar, bicarbonato y llevamos al fuego.
2- En el blog de Nidia (de donde saque la receta) dice que si pones unas bolitas (canicas) de vidrio en la cacerola, cuando la leche hierve no se vuelca -A  mi no me funcionó-, pero prueben; por ahí tienen suerte. 
3- Cuando la leche hierve, ponemos al mínimo el fuego y dejamos.
4- Lo revolvemos cada 15 minutos aproximadamente con cuchara de madera.
5- Para saber el punto en que esta listo, retiramos una cucharada, colocamos sobre un plato y hacemos correr. Cuando se desliza con dificultad es porque está listo, tengan en cuenta que al enfriarse se endurece un poquito más.
6- Por último se retira del fuego, se agrega la vainilla y se revuelve muy bien.