Hola!
Primero contarles que el nombre de este blog es debido a un libro de Actis y Suárez que se titula así y me encanta (es ideal para el jardín o para los nenes que les guste leer y cocinar); y despues decir que hace rato que tenía ganas de hacerme un blog con recetas, pero con una diferencia (porque ya estuve espiando otros...) y es que ademas de fotos de los platos elaborados, van a encontar que en ellas figura la cocinera (o sea yo) o de algún comensal que se dejó fotografiar...
Me parecio divertido y así lo hice, espero les guste y puedan aprovechar las recetas.
Clau.
A continuación les dejo una poesía de mi autor preferido, Eduardo Galeano

Calella de la Costa, julio de 1977: el mercado

“La ciruela gorda, de puro jugo que te inunda de dulzura, debe ser comida, me enseñaste, con los ojos cerrados. La ciruela remolacha, de pulpa apretada y roja, es para comer mirándola. Te gusta acariciar el durazno y desnudarlo a cuchillo y preferís que las manzanas vengan opacas para que uno pueda arrancarles el brillo con las manos.El limón te inspira respeto y las naranjas te dan risa. No hay nada más simpático que las montañas de rabanitos y nada más ridículo que el ananá, con su coraza de guerrero medieval.
Los tomates y los morrones parecen nacidos para exhibirse panza al sol en las canastas, sensuales de fulgores y perezas, pero en realidad los tomates empiezan a vivir su vida cuando se mezclan con el orégano, la sal y el aceite, y los morrones no encuentran su destino hasta que el calor del horno les deja en carne viva y las bocas nuestras los muerden con ganas.
Las especias forman, en el mercado, un mundo aparte. No hay carne que no se excite y eche jugos, carne de vaca o de pez, de cerdo o de cordero, cuando la penetran las especias. Nosotros tenemos siempre presente que de no haber sido por las especias no hubiéramos nacido en América y nos hubiera faltado magia en la mesa y en los sueños. Al fin y al cabo, fueron ellas las que empujaron a Cristóbal Colón y a Simbad el Marino.
Las hojitas de laurel tienen una linda manera de quebrarse en tu mano antes de caer suavemente sobre la carne asada o los ravioles. Te gustan mucho el romero y la verbena, la nuez moscada, la albahaca y la canela, pero nunca sabrás si es por los aromas, los sabores o los nombres. El perejil, especia de los pobres, lleva una ventaja sobre todas las demás: es la única que llega al plato verde y viva y húmeda de gotitas frescas.”

domingo, 25 de agosto de 2013

Mermelada de Mandarina


Esta deliciosa receta es de mi libro de Cocineros Argentinos, sale bastante cantidad (6 frascos; en total), imagínense que tuve que ponerme a hervir frascos a último momento.  Lo que sí, les aconsejo utilizar una olla BIEN grande ya que esta preparación tiene mucho líquido y si la olla es muy justa cuando hierva va a rebalsar. Por eso mismo, no olviden hacer la prueba del platito, esta mermelada es muy engañosa (con decirles que creí que estaba lista y no, tuve que volverla a cocinar!)

Ingredientes:
  • Mandarinas, 2 k.
  • Azúcar, 1, 400 kg.
  • Jugo de 2 limones.
  • Agua, 1 taza.

Preparación:
  1. Rallá la piel de las mandarinas y conservala. Pelalas, separá los gajos y quitales el hollejo blanco (también recomiendo que la fruta sea grande, las mías  eran chiquitas y me volví loca!), los filamentos y las semillas. Conservá el jugo que caiga.
  2. En un bol, mezclá los gajos limpios, la ralladura y el azúcar. Dejá reposar en la heladera hasta el día siguiente.
  3. Una vez reposado, mezclá bien con una cuchara de madera. Volcá la preparación en una olla y cociná a fuego medio (170 a 180° C), mientras seguís revolviendo, hasta que los gajitos se deshagan.
  4. Cuando empiece a espesar, agregá el jugo de limón, previamente disuelto en la taza de agua. Seguí cocinando hasta lograr el punto mermelada*.
  5. Conservá la mermelada en frascos bien esterilizados.
*Para comprobar el punto de la mermelada; colocá un poco de la preparación en un plato playo  dejá que se enfríe y hacele un surco en el medio; si queda separado y no se vuelve a juntar, el punto esta logrado.






domingo, 18 de agosto de 2013

Etiquetas para conservas

La foto salio con algo de sombra, pero la entrada en realidad es para hablar de las etiquetas de las conservas o de lo que se les ocurra hacer; por ejemplo, las de segunda fila de la izquierda que dicen "Dulce de leche" y la otra donde se lee "Feliz día" las saque de una pagina de Internet. Se hacen en linea y se imprimen, hay pocos modelos pero varía el color, también hay una opción si quieren comprarlas (no es la idea de este post). De esa misma página, hay unas similares para agregar a botellas en caso de que quieran hacer etiquetas de bebidas, les dejo los enlaces;
Buscando en la web encontré  esas de frutillitas que son para escribir (foto), en la etiqueta dice "hecho en casa con cariño" y se escribe lo que  deseen. Lo saque de una web que las creaba y compartía, pero no me anote el nombre, así que si alguien lo sabe me lo dice y lo agrego. En fin  si quieren me mandan su correo y se los envío sin problema (no se como hacer para que se descargue por acá) 


Y por último les quería mostrar estas que hice yo, para una mermelada que preparé en estos días, las caritas las baje de http://www.eatdrinkchic.com/ y como tenía unas letras muy lindas que baje para word se me ocurrió hacerlas yo mismas con la compu; ese código de barras no es más que un tipo de letra y lo que dice es el nombre de mi blog, sobre el dibujo escribí el sabor de la mermelada y del otro lado fecha de vencimiento. Estuve un rato configurando la pagina, con las medidas y demás cosas, pero me parece que valió la pena el intento y me supongo que con la práctica lo haré más rápido.  Este se los quería mostrar para que se animen a hacerlos  lleva tiempo si no están muy duchos, pero nada que no se pueda aprender. Es más como se me había terminado la cartulina blanca, y me quedaba en color naranja copié lo mismo y cambié el dibujo de la cara por una mandarina simpática que encontré en la web. ¿Se animan?
Y para "salvar las papas" adjunte las clásicas etiquetas blancas que se consiguen en cualquier librería y nos sacan del apuro.
¡Espero les haya sido útil el dato!


jueves, 15 de agosto de 2013

Flan de vainilla

Clásico de clásicos, "Flan de vainilla casero", de mi libro de Cocineros Argentinos y para acompañar un delicioso dulce de leche salteño -gentiliza de mi amiga Tati- ¿Qué más puedo pedir? Con ustedes; la receta =D

Ingredientes (para molde savarín de 30 cm. o cómo en mi caso 8 flancitos individuales):
  • Huevos; 10.
  • Leche, 1 litro.
  • Azúcar para el flan, 200 g.
  • Azúcar para el caramelo, 200 g.
  • Esencia de vainilla, 1 cdita.

Preparación:
  1. Para el caramelo. En una sartén, colocá el azúcar de a poco y, a medida que se va derritiendo, revolvé con una cuchara de madera y agregá más azúcar. Cociná hasta que tome color dorado claro.
  2. Acaramelá el molde y dejá enfriar sobre la mesada.
  3. Mezcá los huevos con la otra mitad del azúcar, sin batir, para no incorporar aire a la preparación y obtener un flan bien cremoso.
  4. En una olla, calentá la leche con la mitad del azúcar. Verté la leche caliente, revolviendo siempre para evitar que se coagulen los huevos, y, por último, sumá la esencia de vainilla.
  5. Colá la mezcla de huevos y leche y volcala en el molde.
  6. Acomodá el molde sobre una placa para horno y cubrí esta con agua caliente, hasta la mitad de la altura del molde del flan, para cocinar a baño de María.
  7. Cubrí el molde con papel aluminio para evitar que se forme una costra en la parte superior.
  8. Llevá al horno y cociná a baño María, a temperatura baja (150 a 160 °C), durante aproximadamente una hora. Cumplida la hora, verificá que el flan haya coagulado; si le falta, dejalo unos minutos más.
  9. Dejá enfriar el flan por 3 horas como mínimo, aunque lo ideal es dejarlo en la heladera y comerlo de un día para el otro.
  10. A la hora de desmoldarlo, usá un cuchillito para despegar los bordes. Si al girar un poquito el molde ves que el flan baila despegado, podés darlo vuelta en una plato profundo que pueda contener el caramelo líquido. En cambio, si ves que se mantiene estático en su lugar, dale un poco de calor sobre la hornalla para que el caramelo se derrita; probá de nuevo el giro y desmoldá. Servilo con dulce de leche, crema chantillí o mixto.
El secreto del flan está en la cocción. Si te gusta con agujeritos, hornealo a fuego medio; si te gusta liso y cremoso, cocinalo a fuego bien bajo.

Si hacés el caramelo a partir de azúcar (caramelo seco), podés revolverlo; pero si le ponés agua, no tenés que tocarlo para evitar que se cristalice. 
Xime. Cocineros Argentinos.




sábado, 10 de agosto de 2013

Cake de ricotta y pepitas de chocolate


Esta receta de budín la vi en el blog de Silvia, si no lo conocen lo recomiendo al 100%, hay cosas tan ricas como este cake que hice para esperar a mi hermana, el domingo, con unos mates =D

Ingredientes:
  • Harina leudante, 200 g.
  • Azúcar, 200 g.
  • Ricotta, 150 g.
  • Manteca a punto pomada, 100 g.
  • Huevos, 4.
  • Ralladura de limón, 1.
  • Jugo de limón, 2 cdas.
  • Sal, 1 pizca.
  • Pepitas de chocolate, 50 g.

Preparación:
  1. Tamizamos la harina con la sal y reservamos.
  2. Aromatizamos el azúcar con la ralladura de limón (mezclamos bien, presionando con los dedos, quedara amarilla y con un intenso olor). Reservamos.
  3. Enmantecamos y enharinamos la budinera (en mi caso no porque utilice moldes de papel).
  4. En un bol mezclamos la manteca con el azúcar hasta que quede como una crema.
  5. Incorporamos los huevos de a uno, integrándolos bien.
  6. Incorporamos la ricotta, el jugo y  la harina.
  7. Continuamos batiendo hasta formar una crema.
  8. Por último añadimos las pepitas (que previamente hemos espolvoreado con harina para que no se nos vallan al fondo del molde) y mezclamos.
  9. Llevamos a horno moderado por 50 minutos.
  10. Una vez frío listo para compartir...